Immon Cerramientos | Tu Empresa de Cerramientos2019-03-27T12:19:27+02:00

Mirando al exterior

Descubre nuestra amplia gama de cerramientos, toldos y ventanas en Alicante.

PIDE PRESUPUESTO SIN COMPROMISO

Nosotros

Immon Cerramientos es una empresa joven y experimentada en el sector de aluminio y PVC, aportando nuestro conocimiento y profesionalidad, ayudando y asesorando a nuestros clientes en sus proyectos, necesidades y trabajos a realizar.
Un equipo cualificado que ofrece lo mejor desde una ventana a un cerramiento tratando a cada cliente por igual,
nuestra experiencia adquirida en estos años la aplicamos en cada trabajo para poder proporcionar una mejor y atención de sus necesidades para el acondicionamiento de su hogar u oficina

Servicios

Las ventanas que más ahorran

Te damos los puntos clave en la elección de tus ventanas y te recomendamos un nuevo modelo de ventana eficiente.

Preguntas frecuentes

Compartir en:

¿Te has planteado cambiar tus ventanas? ¿Estas eligiendo puertas y ventanas para tu nuevo hogar y no te decides? En este artículo queremos explicarte los factores que deberías tener en cuenta para sacer cómo elegir una ventana.

Podemos dividir todos estos aspectos en 5 grandes puntos, que ordenamos de mayor a menor “importancia” según nuestros criterios:

  1. UTILIDAD: Tipo de apertura y mantenimiento, dimensiones y durabilidad.
  2. SEGURIDAD: Uso, caso de incendio o allanamiento.
  3. AHORRO ENERGÉTICO: Aislamiento térmico, permeabilidad al aire y vidrio.
  4. SOSTENIBILIDAD: Fabricación y ciclo de vida.
  5. CONFORT: Luminosidad, acabado estético y aislamiento acústico.

El uso de la ventana condicionará su tipo de apertura y dimensiones. Asimismo habrá que tener en cuenta la accesibilidad para realizar las labores de limpieza. También conviene evaluar la durabilidad del material. El aluminio es el material más duradero y el que más capacidades dimensionales ofrece, siendo idóneo para nuestra elección.

Las ventanas tendrán que ser elementos seguros en nuestro hogar. Ya sea durante su uso normal o en casos excepcionales como son el incendio o un intento de robo. El aluminio resiste con garantías probadas la acción del fuego sin alterarse ni emitir gases tóxicos siendo a su vez el más resistente en caso de ser forzado.

La capacidad de aislar, es decir, evitar que la energía (en forma de calor) discurra por un elemento constructivo se denomina transmitancia térmica. Cuanto más baja, más aislante. En el caso de una ventana en este factor influye tanto vidrio como marco. También es importante la permeabilidad al aire, ya que con las infiltraciones de aire también se pierde gran cantidad de energía en invierno y se gana en verano. Las ventanas de aluminio con Rotura de Puente Térmico tienen transmitancias muy bajas y no pierden su capacidad impermeable.

A la hora de consumir tenemos que pensar en el planeta. El aluminio es un material 100% reciclable y con un ciclo de vida circular. Esto quiere decir que una vez extraído de la naturaleza siempre se puede volver a fundir y hacer nuevas ventanas sin perjudicar de nuevo el medio ambiente.

Dejamos para el final los factores estéticos y de acabados, pero no quiere decir que estos no sean importantes. Una ventana elegante y con gran luminosidad siempre será más atractiva. También es fundamental el confort acústico, dependiendo también del conjunto vidrio-marco su capacidad de aislarnos del ruido. Los acabados de aluminio (lacado o anodizado) son los más duraderos, teniendo las ventanas un marco mínimo.

El aluminio es el preferido de quienes llevan más años en el sector. El P.V.C sin embargo es un producto relativamente nuevo. Pero a la hora de la verdad ¿Cuál es la mejor opción?

En este post intentamos aclarar las diferencias entre una carpintería de aluminio y otra de P.V.C para que tengáis un mejor conocimiento a la hora de elegir.

Siempre habrá quien diga que el aluminio es mejor o que el P.V.C es lo más, lo importante es que tengáis claras cuáles son las diferencias entre un material y otro, qué características tiene cada uno y cuál es el que mejor os iría a vosotros.

– Durabilidad: un buen cerramiento de aluminio, mantenido en condiciones óptimas, puede durar 100 años.
– Resistencia: el aluminio es un material altamente resistente a las inclemencias climáticas, a las ralladuras, al envejecimiento del color (es anti oxidable).
El aluminio es un material que se lleva trabajando muchos años y del que se conoce mucho más que el P.V.C, su durabilidad y resistencia están garantizadas.
– Las reparaciones en la carpintería de aluminio son más fáciles y por tanto más económicas, ya que su formato es mecánico y no soldadura continua como el P.V.C.

– El aluminio es un metal y no hay que olvidar que los metales son materiales conductores de energía, por lo que tienen una mayor tendencia a dejar escapar el calor frente al P.V.C. Algo que se soluciona con RPT en marco y cristal y buen acristalamiento, pero esto también implica un coste mayor.
– Cuenta con un mayor índice de dilatación lo que incide en pérdidas de estanqueidad.
– Es un material más caro que el P.V.C y no tan aislante a nivel térmico por lo que es importante añadirle la rotura de puente térmico.

Por otro lado, el P.V.C es un material relativamente nuevo y desconocido (algunas marcas son: Kömmerling,), aunque el crecimiento del uso de cerramientos de PVC está siendo muy rápido en España. También en Europa, donde el 55% de las ventanas son de PVC y el 45% restante se lo reparten entre el aluminio, la madera y otros materiales.

Sin embargo, en España, por el momento, el aluminio es el material preferido por la mayoría, quizás porque es el más antiguo y sus resultados están garantizados o quizás porque somos una cultura más conservadora y no nos gusta “arriesgar” con nuevos materiales.

– Está dentro del grupo de materiales orgánicos de mejor clasificación técnica para la prevención de incendios en la industria de la construcción.

– Es un plástico y por lo tanto es un material aislante, de modo que presenta un mayor aislamiento térmico y acústico, mientras que el aluminio, como hemos visto más arriba, es un buen conductor de la energía, de ahí la necesidad de añadir la R.P.T (rotura de puente térmico) a la carpintería de aluminio para evitar las filtraciones y condensaciones.
– Al ser plástico es más barato. Con las mismas prestaciones, la carpintería de P.V.C puede salir en torno a un 20% más barata.
– Es un material 100% reciclable (se puede procesar hasta 10 veces conservando todas sus propiedades), las ventanas de P.V.C se reciclan y transforman en numerosos materiales de construcción. Las plantas de reciclaje de P.V.C contaminan mucho menos que las de reciclaje de aluminio (entre otras cosas por el compuesto de os lacados).

– El P.V.C sufre mayores dilataciones con los cambios de temperatura, lo que puede llevar a mayores desajustes en los cerramientos, por los que se filtrará el calor hacia el exterior.
– Algunas carpinterías de PVC se desgastan rápidamente, pierden color, el acabado (“lacado”) se dañará en la parte exterior.
– Es un material relativamente nuevo por lo que aún no está tan perfeccionado como el aluminio, no se sabe cómo reaccionará a largo plazo (hablamos de más de 30 años). El aluminio sin embargo es un material muy trabajado y cuyos resultados están garantizados.

– Tiene una peor resistencia que el aluminio, especialmente al calor, como ya hemos mencionado por las dilataciones, lo que quiere decir que el calor daña tanto su acabado como sus prestaciones

Una vez vistos y enumerados los pros y contras de cada material, hay que tener en cuenta lo siguiente:
Elegir siempre ventanas abatibles frente a las correderas ya que ofrecen un mayor aislamiento y estanqueidad.
No solo es importante el marco, sino el cristal que enmarcan. Combina con vidrios adecuados (inteligentes con tratamiento bajo emisivos y de radiación solar –más adelante dedicaremos un post a este tema–) para la zona geográfica en la que residimos y a la orientación de las fachadas.

Si no tenemos esto en cuenta, por muy buena que sea la carpintería, el calor se escapará por el cristal. Zonas como Asturias o Cuenca son más frías que Murcia o Sevilla y por eso las necesidades de los vidrios son distintas.

Si tenemos un presupuesto ajustado, merece la pena invertir más en aquellas ventanas de las fachadas que dan al norte, siempre más frías y un punto de fuga del calor en casa.

En cuanto al cajón de la persiana, no hay que olvidar que este es también un elemento clave por donde se puede escapar el calor por lo que es importante asegurar su aislamiento térmico y acústico.
Además, hay que considerar también los requerimientos del edificio, el color, la estética o si vivimos en una zona donde los edificios tienen protección histórica por ejemplo.

Últimas noticias

Trabajamos con las mejores marcas

Contacto

Tu nombre (requerido)

Email (requerido)

Asunto (requerido)

Tu mensaje (requerido)

Quiero recibir información comercial (opcional)

Acepto la política de privacidad